Cómo conseguir que los desplazamientos por carretera este invierno sean más seguros

/COMUNICAE/

Northgate ayuda a conductores particulares y profesionales para que sus desplazamientos en carretera sean más seguros y los vehículos estén preparados para afrontar el periodo invernal

La bajada de temperaturas y los fenómenos climatológicos adversos influyen directamente en la circulación y obligan al conductor a modificar su conducción a las condiciones del asfalto. Conducir en invierno tiene un plus de peligrosidad por los diferentes escenarios que pueden aparecer estos días. La lluvia, viento, niebla, hielo o granizo, requieren de una mayor destreza y concentración al volante, y evidencia la relación que hay entre las condiciones de visibilidad durante estos meses y la seguridad vial. Ante situaciones climáticas desfavorables, Northgate Renting Flexible, empresa líder y especialista en el renting flexible de vehículos profesionales y particulares, recuerda las precauciones especiales que hay que tomar antes de salir a la carretera cuando llega el frío y cómo mantener una conducción segura.

Consejos para afrontar una conducción segura durante el invierno
Ajustar la conducción a la carretera. Los meses invernales se convierten en un reto para los conductores, tanto particulares como autónomos o profesionales, que deben ajustar su conducción a las condiciones de la carretera. Así, se recomienda aumentar la distancia de seguridad para tener mayor margen de parada en caso de frenada repentina, reducir la velocidad y circular en marchas largas si la calzada está deslizante, acelerar de manera suave durante todo el trayecto y llevar las luces siempre encendidas en días de lluvia, niebla o granizo. Cuando el termómetro desciende a temperaturas muy bajas se aconseja arrancar el vehículo de forma suave; al emprender la marcha se debe usar el acelerador de manera suave y circular con el motor a bajas revoluciones y sin aceleraciones bruscas para que coja temperatura.

Se recomienda a todos los conductores antes de ponerse en marcha, que hagan una revisión de todos los elementos del vehículo para asegurar su buen funcionamiento; como los niveles de líquidos, como el aceite, refrigerante, lavaparabrisas y frenos, los neumáticos, sistemas de alumbrado, filtros, pastillas, discos de frenado o la calefacción. Las bajas temperaturas influyen directamente en la presión de los neumáticos y por eso es fundamental mantenerlos correctamente inflados antes de un desplazamiento.

Minimizar el uso de la calefacción. Es más eficiente permitir que el motor caliente el vehículo de forma natural y no hacerlo nada más meterse en el coche. Ayudaremos, además, a reducir el consumo de combustible.

Evitar sobrecargas. Es más eficiente conducir en invierno sin peso adicional que exige mayor esfuerzo al motor y el vehículo va a consumir más combustible. Con un sobrepeso, las consecuencias para el vehículo serán menor estabilidad y menos equilibrio. En cualquier caso, la carga del vehículo debe ir siempre correctamente asegurada para minimizar su efecto en la estabilidad del vehículo.

Conducir con nieve. Además de instalar cadenas en el coche, es fundamental evitar frenadas y maniobras bruscas, reducir la velocidad en curvas y mantener una distancia de seguridad mayor a la habitual.

Mantener una conducción prudente y eficiente es primordial en todo momento, extremando las precauciones como evitar los frenazos bruscos, aceleraciones repentinas y preservar la distancia de seguridad con el coche que precede. Por otro lado, realizar los cambios de marcha rápidos y circular en marchas larga ayuda también a consumir menos combustible.

Confort en el interior del vehículo: La temperatura en el interior del vehículo debe estar alrededor de los 21 grados, si hace más calor los cristales se empañarán y puede provocar somnolencia al volante. Se debe conducir con ropa cómoda, que no impida el buen funcionamiento del cinturón de seguridad. Y en caso de salir a carretera con previsiones de nevadas, es recomendable asegurarse de llevar ropa de abrigo, linterna, comida, el móvil con la batería cargada y el depósito lleno.

Esta serie de recomendaciones van dirigidas, no solo a los conductores particulares que viajan durante el período invernal, sino también para aquellos profesionales que pasan largas horas al volante y deben poner máxima atención en la carretera. Con la llegada del frío y el mal tiempo es importante transmitir a estos conductores que la conducción puede resultar cansada y estresante, por lo que se aconseja parar con mayor frecuencia.

Seguir estos consejos ayuda a una mejor conducción ante fenómenos meteorológicos adversos que puedan presentarse en la carretera. Antes de iniciar cualquier ruta, sobre todo las de larga distancia, es primordial informarse sobre las condiciones meteorológicas para evitar sorpresas. Es importante asegurarse de que las carreteras están en buen estado y si no es así, cambiar el recorrido o retrasar la ruta en la medida que se pueda. Mejor mentalizarse que la conducción va a ser más lenta y difícil que en condiciones normales. Las prisas no son buenas compañeras de viaje.

Sobre Northgate Renting Flexible
Northgate Renting Flexible es la filial española de Northgate PLC, una multinacional británica fundada en 1981 que cotiza en la bolsa de Londres (NTG). Está considerado el mayor operador europeo y español de vehículos comerciales e industriales para empresas, así como el pionero y especialista en renting flexible, desde este año también a particulares. Actualmente, cuenta con una plantilla de casi 1.300 profesionales, una flota con más de 63.000 vehículos, más de 11.000 clientes, la mayor red de talleres propios del sector y una amplia red de delegaciones en todas las CC.AA., incluidas Canarias y Baleares. La calidad de su servicio, así como su capacidad de respuesta, convierten a Northgate en un gran aliado profesional para pymes y empresas, por cuanto se ajustan a las necesidades y demandas de los negocios. Para más información, visitar www.northgate.es.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico